Lola Benvenutti, la chica de las letras y del sexo por dinero [De las reales traducciones del Espectro en la Nueva Ciudad de Dios]

[De las traducciones del Espectro y de cómo, si uno mira bien, acá explotó la bomba y surgió de los escombros la Nueva Ciudad de Dios y otras cuestiones como el uso del bitcoin por parte de Lola, pero vayamos al texto ajeno dulcemente violentado. * ] [* LINK del escrito original al que pueden leer por preferencia del estímulo: http://vip.abril.com.br/fotos/sexo/fetiche/lola-benvenutti-a-moca-das-letras-e-do-sexo-pago/?fb_action_ids=862606860431537&fb_action_types=og.likes#pid=41513%5D

 

Fuente: Facebook

Fuente: Facebook

 

Estudió literatura, cursa un posgrado y lleva sobre su cuerpo tatuajes con frases de importantes escritores brasileros. Escribe textos de crítica literaria, pero su profesión principal es otra: ´Soy puta´, dice.

El mozo del bar -en el barrio ´Baixo Augusta´, en São Paulo- permanecía clavado a su lado, atento a cada palabra. Tímido, se disculpó por interrumpir la charla justo cuando ella hablaba de fetiches. En la mesa de al lado, hombres sobrios de traje y corbata miraban las piernas desnudas de Lola Benvenutti. La cola de caballo y el short corto mostraban la juventud de sus veintidós años. Sus palabras denotaban experiencia.

Prostituta –(´garota de programa´)- desde cuando cursaba letras en la Universidad Federal de São Carlos, en el interior del estado de São Paulo, Lola podría ser la Lolita de Nabokov, una amante de Bukowski, un personaje de Almodóvar e incluso Diadorim vestida de capanga en ´Grande Sertão: Veredas´ –(de Guimarães, como sabemos). Lectora compulsiva, reúne al mismo tiempo la delicadeza y el impulso dominador sadomasoquista.

Lleva sus maestros tatuados en su piel clara: ´Decir insistentemente que hacía sol allá afuera´, recita Manuel Bandeira en los hombros. En el brazo, Guimarães Rosa sentencia: ´Digo: lo real no está en la salida ni en la llegada; se nos impone en el medio del camino.´

Lola es escritora y activista. Su primer libro será lanzado este año y está centrado en la trayectoria, los descubrimientos y el día a día con los clientes (vete vos, Espectro, crítico fracasado y prostituido en diversos avernos). Reseña además libros eróticos para la editorial Companhia das Letras. Cursó materias de posgrado y se está preparando para una maestría en la que pretende estudiar la prostitución en los más variados ambientes desde las calles a los hoteles de lujo. Su objetivo es ser una voz clara en medio de tanto prejuicio.

Un detalle importante: ya estuvo de novia mientras trabajaba –su novio había sido cliente. Ella dice que nunca escondería su trabajo y que no lo dejaría por ningún hombre.

¿Cuáles son tus autores y libros eróticos favoritos?

Me gusta Henry Miller, Hilda Hilst… Hay un libro muy bueno de John Cleland –´Fanny Hill´- sobre una huérfana de 15 años que va a Londres y que termina como prostituta. El escándalo que esa novela generó en su época [el libro se publicó en 1748] estuvo basado en el retrato sin culpa que ella realiza de la situación. Un libro actual es ´Pagando por sexo´ de Chester Brown. Es una historieta –o novela gráfica- que cuenta las experiencias del autor con prostitutas.

¿Cuál es el libro más excitante que leíste?

Puedo resultar sospechosa en mis declaraciones, pero ´Lolita´ de Vladimir Nabokov, fue el libro que me inspiró. Creo que debe ser por traer esa cosa de lo prohibido al igual que ´El diario de Lori Lamby´ de Hilda Hilst que trata de la niña que está perdiendo la inocencia. Me gusta ese lado de la fantasía que no se ve en una película porno; es el prohibido tema de la joven que se transforma en mujer.

¿Y la película más excitante que viste?             

De las más recientes, me gustó mucho ´Ninfomaníaca´; también ´Joven y bella´, que es la historia de una prostituta francesa. Me gustan esas películas porque retratan situaciones que se relacionan con la mía.

¿Cómo usas la tecnología en tu trabajo?

Para mí todo comenzó en Internet. Agendo siempre a través del sitio personal o por Youtube, o por Instagram. Todas las redes sociales acaban promocionando a Lola y eso significa clientes. Acepto que me paguen con tarjeta de crédito hasta en dos cuotas –creo que soy la única que lo hace- y tengo pensado aceptar ´bitcoin´ (que sería, oh, Ser espectral, una moneda virtual). Cada vez la tecnología está más a mi favor porque no tengo que estar en la calle o en el bar para encontrar clientes. Necesito percibir lo que la clientela quiere y lo que el mercado exige.

¿Con qué estilo escribís –(y dice ´escribís tus feeds´)- en tu blog [** LINK: http://lolabenvenuttioficial.com.br]? ¿Culto o informal?

Es una mezcla de varias cosas. Es difícil porque el ´feed´ no puede estar en un lenguaje muy erudito aunque en la facultad estudié los clásicos. Tal vez alguien me cuestione la manera en la que escribo ´para alguien que hizo Letras´. Pero no puedo hacer un tratado erótico.

¿El modo en el que escribís el feed tiene algo de ficcional?

Lógico. El feed tiene que ser embriagante porque ahí gano mi cliente. A veces, eso está más elaborado: soy yo poniendo mis impresiones. Es una cuestión subjetiva, como todo en la escritura. Por la cuestión de atraer al lector y de tornar aquello intrigante, el texto acaba teniendo algunos elementos ficcionales, pero en esencia es todo realidad. [*** – Ver Apéndice]

¿Publicás más feeds positivos o negativos?

Es raro que sea agresiva. Busco decir la verdad aunque claro que no voy a destruir a la persona porque es mi trabajo. Si llego a hablar mal de un tipo (ahí dice ´cara´ y por eso le pongo ´tipo´), le va a dar tanta vergüenza que nunca más va a volver, y eso también es ofensivo. Una vez, en un feed, dije algo así como ´podría haber comido un caramelo´. Fue una cosa sutil. El tipo estaba con un aliento a perro terrible pero no le dije eso. Pensé que no me iba a llamar nunca más y aun así me llamó y me pidió disculpas: no había almorzado.

¿Pensás que ´Cincuenta sombras de Grey´ es un fiel retrato del mundo BDSM?

Quienes siguen las doctrinas del BDSM están disgustados con el libro porque no es realista. Me parece difícil escribir un libro desde ese punto de vista tan almibarado, tan romántico. Las cosas se mezclan y el resultado es más un cuento de hadas moderno que una relación BDSM de hecho. No es exactamente la realidad aunque tiene puntos interesantes. El libro abrió la cabeza de muchas personas hacia qué es el sadomasoquismo. Aunque no sea un retrato fiel, creo que es válida la lectura para estimular a que las personas se acerquen a literatura como la de Sacher-Masoch, el pionero del sadomasoquismo.

La trilogía ´Cincuenta sombras de Grey´ fue muy criticada por ser de baja calidad como obra literaria. ¿Estás de acuerdo con esa opinión?

Es una discusión eterna. La calidad literaria de un libro no tiene que ver con lo que venda. Hay libros clásicos que forman parte de una literatura compleja y que exige una formación previa. Ahora, cuando pensás en el mercado, tenés que pensar en algo que alcance a un número amplio de público. Si las personas que habitualmente no leen están leyendo ´Cincuenta sombras de Grey´, esas mismas personas pueden querer leer otras cosas después.

¿Cuál es el objeto de estudio en tu proyecto de maestría?

En la facultad mi proyecto de investigación era sobre moda punk y por eso pensé en estudiar modo y fetiche, el sexo, las ropas y el comportamiento. Pero con este giro que dio mi vida, mucha gente dijo que yo podía ser una voz, hacer un estudio que realmente significase algo (y se sabe, Espectro, en su mayor parte las investigaciones académicas no significan nada). Entonces, me interesa investigar la sexualidad en relación con la prostitución en los diferentes ámbitos de trabajo –bares, calle, sitios virtuales. Estoy buscando alguien que dirija mi investigación. No quiero una visión estigmatizada sobre el asunto. Todavía hoy la prostitución es vista con mucho prejuicio y eso dificulta mi proyecto de maestría.

¿Pensás que la prostitución es vista como una ´última opción´?

Hay una idea de la prostituta como víctima: no tuvo opción y acabó así. Esa imagen todavía es fuerte, y es un grave problema porque las chicas son marginadas. Muchas ´garotas´ tienen hijos y sueñan con encontrar un príncipe que las saque de la prostitución. No ser aceptadas en la sociedad las entristece. Mi preocupación apunta a encontrar un tipo de trabajo que les dé un resguardo a las chicas, aunque es difícil a causa de la presión social. Hasta los clientes tienen prejuicios. Creen que pueden hacer cualquier cosa porque están pagando. Es una relación con muchos problemas y es lo que necesita modificarse, no el trabajo.

¿Cómo se comportan hombre y mujer cuando te contratan para un trío?

Depende. Hay parejas muy liberales: el tipo tiene sexo conmigo e interactúo con ella. A veces, ella acepta el trío pero no quiere que el hombre me toque. Sé ubicarme (ahí dice, ´fico na minha´, querido Espectro), tengo que tener esa delicadeza. La pareja debe sentirse cómoda, hay que charlar antes… Es un proceso delicado, pero las mujeres se están soltando más.

¿Cuál es el fetiche más extraño que viste?

Estuve con un tipo que tenía el fetiche de sentirse en una escena en la que iba a ser abatido como un chancho… el cuchillo afilándose, las piernas atadas. Otro me ofreció ciento cincuenta mil reales para filmar una peli porno en la que yo tenía que tener sexo con un orangután. Pregunté: ´¿Un hombre vestido de orangután?´ Me respondió: ´No, un orangután de verdad.´ Ni por cinco millones.

¿Dejarías de trabajar por un novio?

¡Nunca! Ni pensarlo.

 

[***] Apéndice – Un feed de Lola traducido: ´El retorno de la cazadora´.

Podríamos, Espectro, entonces, mostrar como botón un ejemplo de uno de esos feeds a los que Lola se refiere impulsada, en la entrevista, por las periodistas. No veo por qué no, pasmado como estoy y como estamos ante una crítica literaria puta que vendría a ser la síntesis utópica y por excelencia en esta época en el que la literatura poco sexo genera y ni moja ni para nada, vida siniestra. Así que ahí tenés un feed del once de abril del año en curso -el borracho- al que Lola Benvenutti titula ´El retorno de la cazadora´, y que dice así. [**** LINK del texto original: http://lolabenvenuttioficial.com.br/post/144/Feeds+e+fotos+-+O+retorno+da+caçadora]

<<<Ahora que estoy plenamente recuperada de mi operación, volví con todo al trabajo. Estoy de acá para allá y me falta tiempo para postear. Por eso hoy decidí publicar algunos feeds rápidos solo para que ustedes no se me mueran de nostalgia.

Hace algunos días conocí a Bad Boy. Todos me preguntan si no me cago de miedo antes de abrir la puerta de la habitación, recelosa de encontrar un mendigo o algo así. La verdad es que no idealizo a quién voy a encontrar; solo me imagino un poco la edad por la voz. Lo mejor es no saber justamente quién me espera. Tengo siempre aquel frío en la panza y el desafío de conquistar al cliente en aquella hora de la que disponemos.

Leo por ahí mil relatos de GP´S [Garotas de Programa] que hacen de todo para agarrar al cliente y llevarlo para el cuarto; hacen un servicio medio pelo y el tipo no vuelve nunca más. Sin contar cuando ponen fotos de otra chica en los anuncios y con cara de piedra se enojan si el cliente se niega a cumplir lo pactado cuando llega. Juro que no lo entiendo.

La mayor preocupación dentro del mercado es que el cliente se ´fidelice´. Con nosotras no debería ser diferente. Es verdad que los hombres varían por gusto, pero si vos te dedicás y realizás un servicio bien hecho, él vuelve. Atender un cliente que ya conocés y con el que tenés alguna intimidad, es mucho mejor. Más allá de eso, se trata de honestidad y de ética. Si es para dar un servicio de mierda y engañar a los otros, no hagas nada.

Reflexiones aparte, el Bad Boy es uno de esos tipos que me hacen dar gracias por el trabajo que tengo. Bien vestido, lindo, agradable al olfato. Carita de enojón, fuerte y moreno. Una sonrisa que arranca suspiros. ´Gracias, dios´.

Mientras conversábamos, solo pensaba cómo quería besarlo y no pasó mucho tiempo para que eso sucediera, mientras me decía que yo era más bonita personalmente. Cuando se sacó la ropa y vi el tamaño del juguete pensé ´Cagué. Eso no me va a entrar.´ Con arte y delicadeza entró y tuve que esforzarme para poder hacer un oral agradable porque era realmente muy grande. Creo que al final pude hacerlo bien porque él estaba en otra dimensión.

Cogimos mucho y muy intensamente, variando las posiciones y él transpiraba. Esa, para mí, fue la escena más fuerte de la cogida. Tengo clara en la memoria la imagen de él transpirado, sexy, moviéndose. Cuando él decía de agarrar la toalla, yo le decía: ´No lo hagas. Estás muy sexy´ y él se convencía.

Paramos algunos minutos para descansar y conversar y, rápidamente, se pasó nuestra hora. Jugamos un poco más hasta que él acabó y me fui pensando que me gustaría verlo de nuevo.

Con Toni empecé sin tanta onda, pero después me gustó. Me explico: odio al cliente que me manda un e-mail o un sms o me cuestiona por teléfono sobre mis valores. Cobro por la excelencia en la atención: no me hago la muertita, no atiendo el celular mientras estoy con el cliente, soy simpática, dedicada y muy buena en lo que hago. Si usted quiere menos que eso, busque otra. El costo por beneficio depende de sus intenciones.

Pues bien, Toni me mandó uno de esos e-mails cuestionándome. Con educación le respondí que no se arrepentiría, que le garantizaba la excelencia en la atención. Se convenció y cuando llegué, me encontré con un tipo perfumado, cariñoso, divertido, lleno de historias para contar. Me cayó bien de una.

Es un hombre bien cuidado y no aparenta ni de lejos los sesenta años que tiene. Una rareza.

Con él, el sexo fue salvaje. Decíamos cosas sucias sin parar y yo le pedía que me diese con fuerza. Estaba muy excitada aquel día y quería coger mucho. Acabé fácil, fácil. Más allá de que tengo tanta facilidad en los orgasmos que me convenzo cada día más que no podría tener un ´job´ mejor que este.

Casualmente, él tenía una pija enorme y me quedé pensando en que tal vez los pijudos tengan el fetiche de salir conmigo porque soy pequeña y delicada. O tal vez no tiene nada que ver, pero estoy saliendo con tantos tipos con esa característica que me quedo regulando jaja.

Otra sorpresa muy agradable fue el ´San Carlense´. Un hombre totalmente fuera de los patrones y, por eso mismo, encantador.

Él ya me conocía desde la época de São Carlos, pero cuando decidió llamarme, yo estaba viviendo en São Paulo. Apenas pudo viajar, agendó un encuentro. Como se iba a quedar en una región un poco distante de donde atiendo, pactamos un extra por desplazamiento y me pagó cuando llegué. Formalidades aparte, el encuentro fue maravilloso. Arreglamos un período extendido y aprovechamos para charlar bastante.

A pesar de su formación académica, ama –paradójicamente- la literatura y el cine y como es lógico, conversamos mucho sobre eso. Me dio consejos increíbles sobre libros de los que nunca había oído hablar. Hablamos sobre la vida de allá y de acá y me sentí como en un encuentro de Tinder. Sin presión para coger de una.

Cuando al fin nos fuimos a la cama, fue todo muy delicado y leve. Tal vez yo estuviese todavía tan envuelta por la charla literaria que encontré todo mejor aún. Para mí, esa es una de las características que más me atraen en un hombre: inteligencia sin presunción. Nuestra charla fluyó con naturalidad, sin que él me quisiese probar que era conocedor de los clásicos.

Qué fácil sería engancharse con un tipo como ese. Su mujer tiene suerte =)

A quien volví a ver, después de mucho tiempo, fue al ´Político´. Pasamos meses desencontrándonos hasta que finalmente consiguió tener tiempo para mí. Incluso, hoy es su cumpleaños y me gustaría dejar registro de mi cariño y desearle toda la felicidad del mundo.

Siento un cariño enorme por él. Tanto que cuando nos reencontramos, nos abrazamos sin apurarnos, como si todo lo que importara en aquel momento, fuera el calor de nuestros cuerpos, pegados uno al otro. Siempre nos encontramos a la misma hora, conversamos sobre todo y nos tratamos con cariño. Él es especial para mí.

Nos amamos con mucho deseo ese día y aproveché para llevar todo mi arsenal renovado porque sé que él lo adora y yo también. Jugamos bastante y nos dijimos muchas guarangadas mientras le colocaba todo tipo de juguetes en su colita. Quería que yo lo dominase. Exigí que besase mis piecitos, que fuese mi putita, gimiendo mientras se la metía y que me hiciese acabar chupándomela. Todo esto mezclado con cachetadas, insultos y escupidas. Él acabó mientras me la chupaba y dijo que, sin dudas, yo había nacido para eso.

Es realmente maravilloso ver a un cliente tan satisfecho con un trabajo que para mí ni parece trabajo y al que me dedico mucho para que sea atrayente para ambos. Volvé rápido =)

Por último (calma, calma… si no hablé de vos en este feed, prometo que hablaré en el próximo =)) quiero referirme al ´Bob casi Marley´.

Uno de estos días, mientras volvía del gimnasio, decidí pasar por un hotel en el que atendía apenas llegué a Sampa [São Paulo]. Ellos me ayudaron mucho en aquella etapa y eran casi mi familia. De repente, el recepcionista me avisa que un muchacho quería conocerme. Me desesperé: estaba transpirada, había acabado de salir del gimnasio y estaba usando una bombacha de chanchito, bien teen jaja: todo mal.

Igual fui. Cuando estaba entrando en el hotel, vi al muchacho también entrando y pensé, ´Upa, que bonito´. Era ese el que me quería; acepté en el momento, claro. Era tranquilo para hablar y una carita de quien adoraba volarse la cabeza; una barbita linda y los tatuajes en la espalda completaban la figura.

Fui a bañarme y aproveché para esconder la temida bombacha anti garche. Él tomó un baño y cuando lo vi sin ropa, adivinen: pija enorme de nuevo. Me esforcé tanto en el oral que la recíproca fue verdadera. Química mágica. Nos agarramos de todas las maneras y después me preguntó si me podía besar. Claro que podía. Fue una sesión sexy. El sexo tiene que ser sexy y lo que hicimos sin dudas que contempló esa exigencia.

Terminamos exhaustos y felices y me confesó que no chupaba ninguna GP; besar, menos todavía, pero que conmigo era imposible resistirse porque era muy atractiva. En esos momentos, pienso que vale la pena el sacrificio de levantarse temprano todos los días para ir al gimnasio y mantener la dieta.>>> ´[Fin]

Y ahora sí acabó el segundo texto ajeno, Espectro. ¿Alguna reflexión? Sin dudas, no. Apenas la sugerencia de que ante ella hagamos una genuflexión. Loado seas, Alien God.

Lourdes – Tandil – 15 y 16 de mayo de 2014

[ Esta lectura conecta con https://ymeescribesparanoica.wordpress.com/2014/07/28/cyberlolita-de-las-cronicas-del-espectro-en-la-nueva-ciudad-de-dios/ ]

J (apocalíptica hembra de Stahlstadt) [De las reales crónicas del Espectro en la Nueva Ciudad de Dios]

´A la mañana cuando me despierto lo primero que pienso es que soy una nena mala que merece que la chirleen con las manos juntas y atadas bien arriba, que se la den hasta que se le pase la locura –y no se me va a pasar- de estar siempre a punto de cagarla.´ J fue, es y será real -tanto cuanto en este mundo algo o alguien puede serlo y ya. Veintidós y estudiante sureña, y la primera, redondeó espectral, que me dijo que le gustaba quedarse sin bañar durante días porque tan mal no olía y, si olía, quería sentírselo y que se lo sintieran y mucho más con olor a intimidad porque eso y aquello, según decía, le gustaba como comer y no menos (más bien más porque comía donde trabajaba: un fast food de rápido acabar). Andá a saber en qué andará. Andará haciéndoselo a otro, Espectro. Única en el arte de unrealmente noviar, me dijiste. J llegó a postrarse, a jurar adoración filial y a decir que si la fajabas bien, era capaz de meársete en la mano. Dijo todo eso y más. Una hembra del Apocalipsis –según cuenta en su vanidad. Cuando en aquel día del Armagedón que diluvió en Stahlstadt –la Ciudad de Hierro-, J se estaba haciendo clavar –según las palabras vanas de su misma vanidad- en un décimo piso, por obra y gracia de una terrible espalda deportista que había cazado sin azar. J caza, elige, devora y regurgita o vomita sin tragar. El perfil del Espectro es una mueca entre las hojas mustias del atardecer invernal. Se le ve que le recuerda las nalgas menos tersas de lo que ella querría recordar. Dormí con ella una noche falsa y alcancé a libar en su rosa flor y en su humus natural. De esa noche a las promesas subsiguientes, la distancia entre la hueca moral de respetar machos ausentes y la sumisión de una jovencita que en su ingenuidad vuela de fiebre por besar las varas erectas de desconocidos serios señores que le dan su néctar matinal. ´Si me atás, teneme de rodillas y quietita en la pieza a oscuras, y cada tanto dámela´. En la jornada inicial (si algún día escribís sobre lo sórdido social deberías mencionarla, quién lo duda, copista de mi mamarrachal), su cuarta frase, cuando la confianza ni había empezado a avanzar, había sido ´me encanta ponérmela en la boca, para qué lo voy a negar´. Pero –contame, Espectro- aun así se la engulló virtual. Y no paró, oh, tú, amanuense perverso, de hacerlo hasta que confesó lo más cercano a la verdad. Llegaste a escucharla. Escuché una confesión a lo mejor también fingida, qué va. ´Las mejores y más intensas relaciones´, dijo quien aquí J, por su inicial, he de llamar, ´las tuve virtuales´ y no lo volvió a mencionar. Reina Nocturna, en aquellos días de la Gran Humedad en la Ciudad de Hierro, en el piso diez u once, en lo alto de la torre, se dedicaba la reina J a acabar por cada uno que ahogado cedía -´y yo me ahogaba en leche´, decía- a las fuerzas de las trombas y a las explosiones y a las casas arrasadas y más allá. Sin número de muertos –lo de la inundación me enteré después, contaba ufana la Reina de la Maldad- sin número de orgasmos, la sospechosa Reina de lo Virtual, esa es J, la pestilente, la que se guardó en tu memoria como la que no se baña más, como la que por fin te dijo (alguien tenía que decírtelo) que escribías mal, como la que te contó de otros que entraron en su nadidad y que cayeron sin saber, o sabiendo aunque para qué parar teniendo tan cerca el cielo –que es acaso cielo raso- de empotrársela, que iban a ser burlados –porque si de algo no estás seguro pero te lo imaginás es que nos colecciona para contarlo, para contarnos, y para atraer nuevas víctimas en las futuras manos ardientes mutuas bla bla. Esa es J, una entre cientos, entre miles, entre millones que prefieren los pliegues de una pollerita de interfaz hentai a revolcarse en el barro barro de lo ya no más ni nunca existente -y ahora menos que menos- real. Y por eso Sálmacis –sucio escenario, tal cual- y por eso el barrio, reducto imposible donde las J no existen (ay, ojalá). Por eso, Espectro, la crónica venidera que –putas albricias virtuales- tal vez llegará como la Nueva Ciudad de Dios que se instaló. Y ya.

Lourdes – Tandil – 14 y 15-05-2014

Gólgota. Entre el guayma de Dios y los mártires de Moloch [De las reales crónicas del Espectro]

'Menem punk.' [Inscripción sobre cemento fresco - 9 de Julio al 700 {vereda par} – Tandil (centro)]

‘Menem punk.’ [Inscripción sobre cemento fresco – 9 de Julio al 700 {vereda par} – Tandil (centro)

Acá en Sálmacis todavía no conectamos con la Gran Madre y, entonces, traje apuntes (algunos) y otras notas (esquivas) que den cuenta a como dé lugar de la onírica ciudad -sencilla e ideológicamente pestilente- que se derrama hacia y contra los cerros -evitable amanuense- donde –en dichos cerros- me gustaría refregar las vísceras de nuestros bastardos enemigos… pero me contengo.

Despejaba de sus legañas a los árboles más allá el viento. Ladraba y corría alambrado de por medio a los caballos Cartucho a lo lejos. Carraspeé. No era simple abordar a un Espectro violento. Menos de dos semanas atrás -viernes gélido- habíamos compartido la ida nocturna a chusmear al equipo de puertas adentro. Un paseo agitado por entre la maraña humana. Un desacierto. El Espectro, de pecho al alambrado, graznaba contra los asistentes queriéndolos convencer del engaña pichanga de lo deportivo -en un sentido genérico (así les decía y se tomaba el tiempo)- y les vomitaba que una mierda de lo soñado y que no había que creer en el imposible mito de la ciudad-estado…! -hasta que reparaba que hacía ya minutos se había vaciado esa mínima platea sin techo a su costado.

Lo decís y apenas lo recuerdo. Tengo imágenes. Rombos. Aceros. Oigo bombos…

DSC08539

Interrumpió su derrotero. Caminó y luego de patear el polvo de la galería, agregó enhiesto: – Igual que el sábado, ¡carajo tremulento!

El mate languidecía sobre el brazo del sillón huero. El cigarro bufón ni humeaba ni tenía porqué hacerlo. Eran las notas del desconsuelo. Era una pelea por el título mundial, le hilvané, Espectro, y no había traza en ella de conexión alguna con la podredumbre que azota este suelo. Aunque te reconozco que piré hacia Lausse y Loayza, y que cincuenta y ocho años después, y la próxima letra del alfabeto, M vs M, el Chino versus el Morocho -en contexto fulero- quien para mayores señas se hacía llamar –tenía estampada o bordada la gorra- ´el mejor del mundo entero´.

Campeó el silencio.

Muchas y tantas otras me pregunté cómo te animás a escribir si no entendés, te lo juro. Me dijo el ´te lo juro´ midiéndome el entrecejo. No se refería al mejor de ningún mundo. Era sobre el tiempo, las décadas, los siglos y los milenios y habría incluso -me parece- que preguntarle a Píndaro qué opina de este muchacho que, con espíritu intacto griego, se choreó un rubio efebo y lo encaminó al ring. Un buhonero.

'Son muchos los que hablan de esa pelea. Por el título sudamerican de los medianos van a combatir a las once el campeón Lausse –que acaba de cumplir una campaña triunfal en los Estados Unidos– y el chileno Loayza.' - Rodolfo Walsh. ´Primera parte´. Operación masacre [1957].

‘Son muchos los que hablan de esa pelea. Por el título sudamericano de los medianos van a combatir a las once el campeón Lausse –que acaba de cumplir una campaña triunfal en los Estados Unidos– y el chileno Loayza.’ – Rodolfo Walsh. ´Primera parte´. Operación masacre [1957].

Se me mezclaban –dije- aquella noche las cosas… –(y si no dejás de fumar, le vas a robar, amanuense, la confusión al caos genésico)- …pero recuerdo que revoloteó por la cero horas y antes de ser M vs M, el entrevero, la recia historia de esa metalmecánica -´Cinpal´- del vecino imperio que, sabelo, desde las sombras nos gobierna.

Eran esas y otras también las notas del sin acuerdo.

Esta es la ciudad de los anhelos, me replicó el Espectro, y lo que mi informante cinpalero me dijo fácil es creerlo. El vacío de la situación. El desamparo de los obreros. La lesa humanidad que rodea a los de comunicación denominados medios. El hacer de cuenta que. El raje a unos sesenta y tantos compañeros. La desconfianza. El gremio. Los arreglos. La patronal. Una ensalada que incluye la mímica de trabajar cuando vienen los foráneos a llevarse la guita y a dejar poco sueldo. Y mientras tanto… se canta y se aúlla en las celebraciones por el aurinegro (tan de acá que de membrete lleva el apellido de los edénicos latifunderos) decía que se canta y que se aúlla sin que del destino colectivo importe un bledo -a no ser, ser o parecer más rubios, más blancos, más ricos, más opulentos. Esos también son -para decirlo con un término añejo- los alienados deseos de los sin techo -¡y ni se te ocurra poner homeless copista porque vengo y te achureo!

Bajé la mano un par de amagues con la palma hacia el suelo. Descuidá, te conozco, ropavejero. Allá, en el Más Allá, me di cuenta que más el lago y menos los morros, el infierno tenía su sucedáneo al sur y entre el viento de hielo.

Por eso te viniste, burócrata de mi desconsuelo.

Son fortalezas aleteadas del mismo vuelo. Cortadas por la ruta, la estrada, la vía que no es de fierro. Con trenes más de carga y de mulas latosas que de orondos pasajeros. Las rutas cortan a esta de acá y a aquella de allá, inigualable Rio Preto. En esta de acá la ruta es la herida entre los que detentan y esgrimen el vacío en objetos, y los que pacientes aceptan el desprecio y anhelan copiar a los opulentos… Sin saber que en la opulencia, está el olor de lo muerto. Lo siento.

El filo del sol y de las sombras tajean a los cerros. Las nubes autárquicas dejan de ser la aduana del astro cada vez más de invierno. El frío, no podré no repetirlo, repasa bocanadas del averno. Triste copista, triste velero hecho a la mar y a los vaivenes del oleaje funesto –quiero seguir si me permitís, con mis lembranças del revoleo comunero.

Y retomó. La galería oscura y las diminutas voces a lo lejos.

¿Por qué aquellos fabriles cinpaleros esperan con la paciencia del perro viejo? –regurgitaba consecuente el Espectro. Vos decís –le dije- por qué los que quedan ni piensan en la cooperativa ni agitan banderas con el lema del perdido por perdido o del muerto por muerto. Será –te digo, copista- que en estos tiempos nadie ya lee ni se interesa por las palabras de los borregos. En lo poco que oí de aquellos diez días previos a la llegada de enero, ante la falta de respuesta del patronaje, el liderante sindical de apellido menos griego había lanzado amenazas orquestadas con el juego de decir que si las cosas seguían así iban a alterar la paz social, pedir en los mercados al menudeo, en una juntura por la cual la revolución es apenas un saqueo.*[1] Acaso por esa gastropolítica, el Chino –nuevo Che- por gesto manducó alfajor con las manos sin los guantes y perdida bandera naciocielo. Será que no sé, Espectro, será que nada es tan fácil ni tan derecho (dejando, de ellos, a un lado el pensamiento).

Y digo y agrego un nuevo desconsuelo.

'Paguen / UOM Ladrones / Fábrica Tomada.' - Inscripciones.  Esquina de Aeronáutica Argentina y San Francisco - Villa Aguirre - Tandil

‘Paguen / UOM Ladrones / Fábrica Tomada.’ – Inscripciones.  Esquina de Aeronáutica Argentina y San Francisco – Villa Aguirre – Tandil

Días después de aquel piquete con humo cubiertas pernoctes merca, días después atravesado el año nuevo, en la misma rama e instancia metalmecánica y con la misma ignorancia sindical, el horno se morfó tres obreros. Los calcinó. Dócil prueba de una ciudad con fascitoides como para hacer dulce sin ciruelos y poblada tal cual Gólgota, ¿y no lo será de hecho -campo de muerte- con el crístico monolito al final del sendero? Y al morfárselos me acordé de la boca diabólica de Metrópolis, y de Moloch, que se indigestaba de trabajadores molestos –sonríen los infames- excepto si es para comprar –piensan ellos- las mierdas que les vendemos.

Fue entre fines de diciembre y comienzos de enero, Espectro, cuando ni estábamos acá ni estábamos cerca de creerlo. Fue en el horno 6 como dicen los pasquineros y los cito (…en la madrugada de este jueves –9, acoto, de enero- aproximadamente a las 2:30 horas se produjo una explosión en el horno 6 de la Metalúrgica que dejó como saldo tres heridos de consideración…)*[2].

Luego los tres –Luciano, Lucas, Juan Cruz- y en ese aciago orden, murieron.*[3] Y esos tres, irredentos hasta hoy, es todo lo que sabemos. *[4]

Horno seis. Con otros dos números hermanos serían el suficiente señuelo. Detrás de las máquinas está el arrojado desde el empíreo santo techo.

Visto en una vidriera de panadería

Vidriera de panadería. Av. Santamarina.

Alguien dijo que el siete es el round de la suerte o de la sorpresa o del milagro. Y no sé en lo que creo. En esas cosas pensé cuando entró el circense Moreno. ¿Habrán sido los guantes mudados ? ¿ Habrá Floyd comprado a los jueces? Importa tan poco saberlo. El sábado a la noche ofrece ese señuelo. Para los trabajadores la estampita en rayos catódicos de Marcos que, desde un pueblito, se enfrentó al imperio.

Creo en los publicistas. Creo en los silencios. Rimaba peor que nunca aquel a quien la iracundia se le había ido con su crítico y falso comprometido desvelo.

A vos van a expulsarte de la fortalecida ciudad, álmico esqueleto -le dije sin recelos. Lo harán el día que lean estos delirios inconexos.

Falta milenios o tal vez nunca, es cierto.

Lo miraba alejarse.

Aún me quedó tiempo para decirle que cerrara la tranquera. Y al salir seguro vas a pensar si no es exacto que el barro sea nuestro origen modélico, le grité desde adentro.

Nos despedimos, una vez más. Para nosotros, él era el Espectro.

 Lourdes – Tandil – 05 al 13-05-2014

[LINK 1: www.nuevaeranet.com.ar/locales/nota-cinpal-confirmo-el-despidio-de-54-trabajadores-de-su-planta-de-tandil-31263.html ]

[LINK 2: www.eldiariodetandil.com/2014/01/09/asi-quedo-metalurgica-luego-de-la-explosion/]

[LINK 3: www.lu32.com.ar/nota/23073/envivo/agenda.php?dia=1&nuevo_mes=5& nuevo_ano=2014]

[LINK 4: http://www.noticiashausler.blogspot.com.ar/2014/06/argentina-tandil-estarian-vaciando-la.html ]

Botón [De las crónicas del Espectro]

´El buen consumidor de drogas… es el superhombre de la sociedad de consumo.´ – Eloy Fernández-Porta. ´Con la garantía de William Burroughs / La droga te escribe´.  Afterpop [2010, p. 90]

´…una visión pseudo-mística de la nueva mente universal a la que dará lugar el uso combinado de los medios técnicos y la farmacopea inteligente.´ – Eloy Fernández-Porta. ´El fantasma futurista en la máquina ciberpunk´. Afterpop. [2010, p. 163]

´Que es libertad en el instante, independiente de una tarea que debe ser realizada.´ – George Bataille. ´Los datos actuales´. La parte maldita

Como muestra dicen que sobra, ¿no? -gritó.

Los dedos inquietos, la lengua zamarreada, la palabra nerviosa. Se le notaban a la distancia la ansiedad y la zozobra. Había pasado la tranquera. Aullaba desde antes de llegar y de sentarse y de tomar el mate –¿con gin, señor?- y de alisarse los bigotes y de putear porque la cintura se le aparecía a la sombra de la siesta -así nomás está bien, gracias- y lo acalambraba con la calidez de una hembra descuidada que quería dar amor de madre –o de hija o de hermana, acotó incrédulo de que él mismo dijera esas palabras.

Al Espectro, por épocas, lo gobernaban los vicios.

Vos me dijiste, me dijo, que estabas con esa idea a la que querías entrarle sea como sea y fuera como fuera. Pero de ahí a que lo haga, no sé todavía. Sabés –lo sé, me asiente- sabés que sería igualito a decir abran cancha. Igual reconocé –salí, Cartucho, susurró- reconocé que te convencí, me dijo él, y que las estás ordenando a las que, aun con carne y con nervios, escribirlas se te resisten.

Tenerlas no te impulsan. Ni la del botón que delata, que es la muestra… -y arremetió en su lamento de ausencia- …que es la fiebre antes de la siesta cuando me imagino –y perdón que te distraiga- que viene sonriendo y que se sienta y que deja el ruedo suelto para que, con cuidado, la indague, corazón a la retranca.

Perdonado y apuremos que ya llega la negación del alba.

Habíamos hace tiempo y en el Más Allá ya dicho que si la muchachada –ponele Weber, ponele Bataille, ponele Tawney que también copa esta parada- empardan economía y religión (o capitalismo y cristianismo, en un amplio sentido) que, entonces, el mayor vicio –el más prohibido, enfatizó ufano el Espectro, afantasmado en la hora mágica- anida en el corazón del mismísimo religioso mito, así como es, a la vez, núcleo del absurdo sistema en el que consumir es el único y último instinto.

Dijo, acotó: ´y como sobre la parte sórdida de eso vas a escribir vos, no pienso sacarte el protagonismo´.

Temita que elegiste, amanuense ladino.

Repasemos para empalmar, y meter de un saque a Sálmacis en la volteada, y abrir algunos paraguas, aquellos pasajes de la esquiva teoría del complot -de delicioso doble final, un recurso valorable –vomitó sin respirar. Lo encaré, un desatino.

Ahí dice, te acordás, que para terminar, y ese es el primer final, le gustaría recordar -de Bataille- aquella clase de 1938 en la que reafirma que la noción de sociedad secreta supone una contra-sociedad. Frente a la estabilización de la sociedad industrial, dice, se podría constituir un micro-grupo de conjurados que aspirara a provocar una contra-economía dionisíaca, pulsional, de gasto y de goce. Existe una tensión –sigo- entre esa conjura que se opone a la sociedad (y acá repite ´para terminar´ y se refiere a La parte maldita) -existe, entonces, una tensión entre la economía conjurada y una sociedad –esta sociedad actual, de paso- que genera un tipo de racionalidad económica que pone el beneficio, la circulación del dinero, la ganancia, como formas visibles de su funcionamiento, pero que esconde una red de adicciones y de ideas fijas y fetiches, de bienes sagrados y de carencias absolutas.

Esa es la parte más linda –la parte más linda es la parte maldita- cuando dice que así, y de esa manera, surgen nuevas teorías económicas como, por ejemplo, la del polaco Witoldo –a la humanidad le dieron ciertos vicios y sobre esos vicios se creó un mercado. O la del laureado vate Burroughs con sus aprontes sobre una economía capitalista basada en la adicción, y como muestra dicen que sobra, ¿no?: la droga es la realización más perfecta de la economía capitalista al producir al consumidor que no puede vivir sin consumir.

Ponele moño y lacre dorado.

Será, cómo no, un honor materializar tu banalidad con máscara de desenfado.

Y hasta me pareciera, mirá vos, que con esos antiguos nenes sobre la mesa nos hubiéramos alejado del barrio. Para nada, de ningún modo, lo contrario. El barrio está en esa trama, a su pesar o a conciencia, de necesidades no necesarias, revoloteando.

Hubo un silencio, y pareció herrumbrado.

Sigo aspirando a verla –dijo gobernado- y en sucesivas siestas ingenuas.

Lo miré y vi cómo la lascivia astral, a regañadientes, abandonaba entre el teclear y la iracundia perruna, la galería antes del infinito patio. Y le dije, al ya difuminado, que por ahora dejaría lo sórdido de lado.

 Lourdes – Tandil – 29-04 al 03-05-2014

* Conecta con:

a) https://ymeescribesparanoica.wordpress.com/2014/06/23/www-lanuevadrogaesciberdios-com-de-las-reales-cronicas-del-espectro/

b) https://ymeescribesparanoica.wordpress.com/2014/07/28/cyberlolita-de-las-cronicas-del-espectro-en-la-nueva-ciudad-de-dios/