Botón [De las crónicas del Espectro]

´El buen consumidor de drogas… es el superhombre de la sociedad de consumo.´ – Eloy Fernández-Porta. ´Con la garantía de William Burroughs / La droga te escribe´.  Afterpop [2010, p. 90]

´…una visión pseudo-mística de la nueva mente universal a la que dará lugar el uso combinado de los medios técnicos y la farmacopea inteligente.´ – Eloy Fernández-Porta. ´El fantasma futurista en la máquina ciberpunk´. Afterpop. [2010, p. 163]

´Que es libertad en el instante, independiente de una tarea que debe ser realizada.´ – George Bataille. ´Los datos actuales´. La parte maldita

Como muestra dicen que sobra, ¿no? -gritó.

Los dedos inquietos, la lengua zamarreada, la palabra nerviosa. Se le notaban a la distancia la ansiedad y la zozobra. Había pasado la tranquera. Aullaba desde antes de llegar y de sentarse y de tomar el mate –¿con gin, señor?- y de alisarse los bigotes y de putear porque la cintura se le aparecía a la sombra de la siesta -así nomás está bien, gracias- y lo acalambraba con la calidez de una hembra descuidada que quería dar amor de madre –o de hija o de hermana, acotó incrédulo de que él mismo dijera esas palabras.

Al Espectro, por épocas, lo gobernaban los vicios.

Vos me dijiste, me dijo, que estabas con esa idea a la que querías entrarle sea como sea y fuera como fuera. Pero de ahí a que lo haga, no sé todavía. Sabés –lo sé, me asiente- sabés que sería igualito a decir abran cancha. Igual reconocé –salí, Cartucho, susurró- reconocé que te convencí, me dijo él, y que las estás ordenando a las que, aun con carne y con nervios, escribirlas se te resisten.

Tenerlas no te impulsan. Ni la del botón que delata, que es la muestra… -y arremetió en su lamento de ausencia- …que es la fiebre antes de la siesta cuando me imagino –y perdón que te distraiga- que viene sonriendo y que se sienta y que deja el ruedo suelto para que, con cuidado, la indague, corazón a la retranca.

Perdonado y apuremos que ya llega la negación del alba.

Habíamos hace tiempo y en el Más Allá ya dicho que si la muchachada –ponele Weber, ponele Bataille, ponele Tawney que también copa esta parada- empardan economía y religión (o capitalismo y cristianismo, en un amplio sentido) que, entonces, el mayor vicio –el más prohibido, enfatizó ufano el Espectro, afantasmado en la hora mágica- anida en el corazón del mismísimo religioso mito, así como es, a la vez, núcleo del absurdo sistema en el que consumir es el único y último instinto.

Dijo, acotó: ´y como sobre la parte sórdida de eso vas a escribir vos, no pienso sacarte el protagonismo´.

Temita que elegiste, amanuense ladino.

Repasemos para empalmar, y meter de un saque a Sálmacis en la volteada, y abrir algunos paraguas, aquellos pasajes de la esquiva teoría del complot -de delicioso doble final, un recurso valorable –vomitó sin respirar. Lo encaré, un desatino.

Ahí dice, te acordás, que para terminar, y ese es el primer final, le gustaría recordar -de Bataille- aquella clase de 1938 en la que reafirma que la noción de sociedad secreta supone una contra-sociedad. Frente a la estabilización de la sociedad industrial, dice, se podría constituir un micro-grupo de conjurados que aspirara a provocar una contra-economía dionisíaca, pulsional, de gasto y de goce. Existe una tensión –sigo- entre esa conjura que se opone a la sociedad (y acá repite ´para terminar´ y se refiere a La parte maldita) -existe, entonces, una tensión entre la economía conjurada y una sociedad –esta sociedad actual, de paso- que genera un tipo de racionalidad económica que pone el beneficio, la circulación del dinero, la ganancia, como formas visibles de su funcionamiento, pero que esconde una red de adicciones y de ideas fijas y fetiches, de bienes sagrados y de carencias absolutas.

Esa es la parte más linda –la parte más linda es la parte maldita- cuando dice que así, y de esa manera, surgen nuevas teorías económicas como, por ejemplo, la del polaco Witoldo –a la humanidad le dieron ciertos vicios y sobre esos vicios se creó un mercado. O la del laureado vate Burroughs con sus aprontes sobre una economía capitalista basada en la adicción, y como muestra dicen que sobra, ¿no?: la droga es la realización más perfecta de la economía capitalista al producir al consumidor que no puede vivir sin consumir.

Ponele moño y lacre dorado.

Será, cómo no, un honor materializar tu banalidad con máscara de desenfado.

Y hasta me pareciera, mirá vos, que con esos antiguos nenes sobre la mesa nos hubiéramos alejado del barrio. Para nada, de ningún modo, lo contrario. El barrio está en esa trama, a su pesar o a conciencia, de necesidades no necesarias, revoloteando.

Hubo un silencio, y pareció herrumbrado.

Sigo aspirando a verla –dijo gobernado- y en sucesivas siestas ingenuas.

Lo miré y vi cómo la lascivia astral, a regañadientes, abandonaba entre el teclear y la iracundia perruna, la galería antes del infinito patio. Y le dije, al ya difuminado, que por ahora dejaría lo sórdido de lado.

 Lourdes – Tandil – 29-04 al 03-05-2014

* Conecta con:

a) https://ymeescribesparanoica.wordpress.com/2014/06/23/www-lanuevadrogaesciberdios-com-de-las-reales-cronicas-del-espectro/

b) https://ymeescribesparanoica.wordpress.com/2014/07/28/cyberlolita-de-las-cronicas-del-espectro-en-la-nueva-ciudad-de-dios/

Anúncios

One thought on “Botón [De las crónicas del Espectro]

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s