J (apocalíptica hembra de Stahlstadt) [De las reales crónicas del Espectro en la Nueva Ciudad de Dios]

´A la mañana cuando me despierto lo primero que pienso es que soy una nena mala que merece que la chirleen con las manos juntas y atadas bien arriba, que se la den hasta que se le pase la locura –y no se me va a pasar- de estar siempre a punto de cagarla.´ J fue, es y será real -tanto cuanto en este mundo algo o alguien puede serlo y ya. Veintidós y estudiante sureña, y la primera, redondeó espectral, que me dijo que le gustaba quedarse sin bañar durante días porque tan mal no olía y, si olía, quería sentírselo y que se lo sintieran y mucho más con olor a intimidad porque eso y aquello, según decía, le gustaba como comer y no menos (más bien más porque comía donde trabajaba: un fast food de rápido acabar). Andá a saber en qué andará. Andará haciéndoselo a otro, Espectro. Única en el arte de unrealmente noviar, me dijiste. J llegó a postrarse, a jurar adoración filial y a decir que si la fajabas bien, era capaz de meársete en la mano. Dijo todo eso y más. Una hembra del Apocalipsis –según cuenta en su vanidad. Cuando en aquel día del Armagedón que diluvió en Stahlstadt –la Ciudad de Hierro-, J se estaba haciendo clavar –según las palabras vanas de su misma vanidad- en un décimo piso, por obra y gracia de una terrible espalda deportista que había cazado sin azar. J caza, elige, devora y regurgita o vomita sin tragar. El perfil del Espectro es una mueca entre las hojas mustias del atardecer invernal. Se le ve que le recuerda las nalgas menos tersas de lo que ella querría recordar. Dormí con ella una noche falsa y alcancé a libar en su rosa flor y en su humus natural. De esa noche a las promesas subsiguientes, la distancia entre la hueca moral de respetar machos ausentes y la sumisión de una jovencita que en su ingenuidad vuela de fiebre por besar las varas erectas de desconocidos serios señores que le dan su néctar matinal. ´Si me atás, teneme de rodillas y quietita en la pieza a oscuras, y cada tanto dámela´. En la jornada inicial (si algún día escribís sobre lo sórdido social deberías mencionarla, quién lo duda, copista de mi mamarrachal), su cuarta frase, cuando la confianza ni había empezado a avanzar, había sido ´me encanta ponérmela en la boca, para qué lo voy a negar´. Pero –contame, Espectro- aun así se la engulló virtual. Y no paró, oh, tú, amanuense perverso, de hacerlo hasta que confesó lo más cercano a la verdad. Llegaste a escucharla. Escuché una confesión a lo mejor también fingida, qué va. ´Las mejores y más intensas relaciones´, dijo quien aquí J, por su inicial, he de llamar, ´las tuve virtuales´ y no lo volvió a mencionar. Reina Nocturna, en aquellos días de la Gran Humedad en la Ciudad de Hierro, en el piso diez u once, en lo alto de la torre, se dedicaba la reina J a acabar por cada uno que ahogado cedía -´y yo me ahogaba en leche´, decía- a las fuerzas de las trombas y a las explosiones y a las casas arrasadas y más allá. Sin número de muertos –lo de la inundación me enteré después, contaba ufana la Reina de la Maldad- sin número de orgasmos, la sospechosa Reina de lo Virtual, esa es J, la pestilente, la que se guardó en tu memoria como la que no se baña más, como la que por fin te dijo (alguien tenía que decírtelo) que escribías mal, como la que te contó de otros que entraron en su nadidad y que cayeron sin saber, o sabiendo aunque para qué parar teniendo tan cerca el cielo –que es acaso cielo raso- de empotrársela, que iban a ser burlados –porque si de algo no estás seguro pero te lo imaginás es que nos colecciona para contarlo, para contarnos, y para atraer nuevas víctimas en las futuras manos ardientes mutuas bla bla. Esa es J, una entre cientos, entre miles, entre millones que prefieren los pliegues de una pollerita de interfaz hentai a revolcarse en el barro barro de lo ya no más ni nunca existente -y ahora menos que menos- real. Y por eso Sálmacis –sucio escenario, tal cual- y por eso el barrio, reducto imposible donde las J no existen (ay, ojalá). Por eso, Espectro, la crónica venidera que –putas albricias virtuales- tal vez llegará como la Nueva Ciudad de Dios que se instaló. Y ya.

Lourdes – Tandil – 14 y 15-05-2014

Anúncios

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s