{Transcripción} Fabián Polosecki: “El Zorro interminable” [1987]

DSC00067

Si bien en Radiolandia 2000 las notas no se firmaban, excepto si era alguien importante, es lindo creer que en la edición No. 3069 (año LVI) del diez de julio de 1987 coinciden el nombre que aparece como colaborador en la columna rectangular a la derecha de la hoja y el que tecleó una nota sobre un héroe que, a solas con su espada, fue el terror de siniestros villanos. Voraz lector de cómics en su infancia y más tarde pluma a pura tecla en la mítica Fierro, es verosímil que a Polosecki lo haya imantado el personaje en cuestión. El único dato textual fuerte para sospechar que es de su autoría son los nombres de los hermanos al inicio. Polo parece enmascararse utilizando su primer nombre y no Fabián (cometiendo, además, un leve trastoque de identidades). De acertar con mi intuición, este texto sobre un justiciero solitario y que, en un mundo pre-capitalista lucha por ´una causa justa en favor de un pueblo oprimido´, sería un bastante diluido indicio del anarquismo intrínseco a su mirada. De estar equivocado (el texto bien puede pertenecer a Pablo De Santis, redactor de la revista, o a cualquier otro, en fin), será solo rectificarme y pedir disculpas./

EL ZORRO INTERMINABLE

El extraño fenómeno de una serie que se mantiene vigente y conserva el rating.

Vení, Gustavo… vení que está el Zorro en la tele! Durante años, el hermano mayor había entretenido a Gustavo poniéndose un antifaz y el toallón más grande de la casa en forma de capa. Dos espadas de plástico aportaban los momentos más emocionantes a la ficticia aventura de las tardes, que más de una vez, terminó con un jarrón roto o un moretón, culpa de un sablazo desmedido.

Hasta ahora, Claudio sólo supo de las hazañas del enmascarado a través del relato de su hermano. Fue mucho tiempo abonando la imaginación a la espera del bendito día en que otra vez el justiciero de Monterrey cabalgara sobre Tornado, su caballo negro, despistando al inefable Sargento García con sus ingeniosas tretas. El premio fue doble. No sólo El Zorro volvió a las pantallas, imponiendo un intervalo magnífico de blanco y negro a tanto dibujo animado multicolor, sino que su protagonista, el propio Diego de la Vega, lo vino a visitar. Guy Williams, el hombre que fue seleccionado por Walt Disney para vestir el antifaz y la capa negra, está nuevamente en la Argentina. En realidad, se podría decir que Buenos Aires es su segundo lugar de residencia, después de California, ya que aquí pasa largas temporadas en su departamento ubicado en pleno centro de Buenos Aires.

Pero dejemos por un momento al Williams ya sesentón, aunque aún muy parecido a su personaje, y volvamos al Zorro. Sólo dos años de filmación (1957-58), alcanzaron para convertir a este hombre en el prototipo del héroe infantil durante décadas.

En una época en que su competencia eran ´Batman´, ´El llanero solitario´, ´Superman´ y ´El avispón verde´ que a pesar de su nombre era tan blanco y negro como los demás, el éxito de El Zorro no necesitaba explicación. Lo curioso es cómo en esta época en que los ídolos infantiles han sofisticado hasta sus nombres (He-Man, Thundercats, G.I. Jou, Robotech, Transformer) y sus mejores cualidades suelen estar ligadas a un manejo superlativo de las computadoras y otras modernidades por el estilo, este hijo de estancieros de Monterrey que descifra planes siniestros escritos en plumas de águila y que cubre su rostro para desbaratarlos valiéndose de su espada y de su astucia, una vez más ha logrado arrasar con la audiencia infantil.

Su espada justiciera, nunca usada en vano y lo menos mortífera posible, ha enfrentado con éxito a los rayos fotónicos y los cuerpos de élite de los Estados Unidos, que desde diversos horarios y distintos canales, conjuran sus poderes bélicos para destronar al enmascarado jinete que con la ayuda de Bernardo, su compañero mudo (aunque todos crean que además es sordo), logró trepar a un puesto de privilegio en el rating.

El misterio siempre fue la clave del éxito de las correrías del Zorro, pero quizás estos datos ayuden a entender el porqué de su vigencia: Norma Foster fue el responsable de los guiones. La línea argumental transcurre durante la época de la dominación española de lo que hoy es el sur de los Estados Unidos. Tap y Kanut eran los acróbatas indios que suplantaban a Williams en las escenas peligrosas (rodar por un techo, caer del caballo).

Fred Cavin fue su profesor de esgrima, el mismo que le enseño a Tyrone Power y que perfeccionó sus ya avanzados conocimientos en la materia. Disney aportó su material para que la serie (setenta y seis capítulos de media hora y cinco de una) cuente con lo mejor en efectos especiales y producción. Ni muertes ni violencia injustificada, personajes satíricos como el Sargento García, apariciones dosificadas del protagonista en su faz de héroe y una causa justa en favor de un pueblo oprimido. Son sólo algunos datos. No alcanzan para explicar, seguramente, el suceso del programa en países tan dispares como Argentina, Francia, Canadá, Bélgica. Lo cierto es que su ´zeta´ marcada a fuego, brilla más que nunca y sigue cosechando puntos de rating. Y eso, finalmente, es lo que lo mantiene vigente.”/

             {Transcribió}